Natividad de la Virgen María

Lunes, 8 de septiembre de 2014

Primera lectura

Lectura de la profecía de Miqueas (5,1-4a):

Así dice el Señor: «Pero tú, Belén de Efrata, pequeña entre las aldeas de Judá, de ti saldrá el jefe de Israel. Su origen es desde lo antiguo, de tiempo inmemorial. Los entrega hasta el tiempo en que la madre dé a luz, y el resto de sus hermanos retornará a los hijos de Israel. En pie, pastoreará con la fuerza del Señor, por el nombre glorioso del Señor, su Dios. Habitarán tranquilos, porque se mostrará grande hasta los confines de la tierra, y éste será nuestra paz.»

Palabra de Dios

Salmo

Sal 12,6ab.6cd
R/.
Desbordo de gozo con el Señor
Porque yo confío en tu misericordia:
alegra mi corazón con tu auxilio. R/.
Y cantaré al Señor
por el bien que me ha hecho. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo (1,1-16.18-23):

El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.»
Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta: «Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Enmanuel, que significa "Dios-con-nosotros".»

Palabra del Señor

La pequeñez es la grandeza, y la grandeza lleva paz, no está por encima de nadie.

Por eso se alegra el corazón, y confía.

Dios nace en un contratiempo, en medio de una situación difícil de afrontar y en un país dominado.

Muchas veces decimos que Jesús nazca en nosotros, pues bien os invito a decir, que María nazca en cada uno de nosotros, que engendremos a la Madre que lleva al hijo, desde las actitudes de ella, la pequeña que acogió en Jesús el Benedictus, la que alberga la luz y la paz.

Dejar nacer al hijo en el corazón te hace un poco madre, dejar nacer a María en tu propio seno te dispone a transformarte completamente, a dar el paso del sí, de que sí es posible.

Demos pues el sí a María para que venga y actué en nosotros, para que despliegue su morada y extienda su capa sobre nosotros, demos sí a María como anticipo del sí al Dios que la habita.

María, no se cómo naciste, pero te veo metida en la historia, portadora de todas las historias, para darnos en ti cobijo.

Quiero ponerte delante a un compañero de trabajo. Se llama Jesús, como yo y como quien a quien suple, como tú Señor.

No está enfermo, ni se si tiene a alguien en dificultades, por ello mi petición va en otro sentido, y tú lo sabes.

Ha empezado una suplencia, y no le ha salido bien, a  poco se desquicia.

Ha tenido poco tiempo de aprendizaje, y ha salido a su nueva experiencia como un parto prematuro. Y no sólo eso, sino que se ha visto que su predecesor era un hombre veterano, veloz, eficiente, y además de los de piñón fijo, que no se para, ni se detiene, por no perder ni un segundo de su tiempo. Es el prototipo de la empresa.

María, la gente dice que el tiempo es oro, pero para sacar ese oro fuerzan su naturaleza, y luego viene otro como Jesús Martín, que es sencillo, que va a otro ritmo más estirado, y ya no vale, ya no cumple.

Se le compara con un listón muy alto, y esto devalúa, esto lleva al desprecio de sí. El mismo jefe le dijo que el otro era eficaz y que el no.

Le he tenido que ayudar a llevar la carretilla, y cuando le he dejado solo se le ha caído, con los sobres en el suelo por la acera.

 

Ha salido de sí, y le he dicho que fuera recogiendo lo demás, que yo me encargaba de eso.

La verdad que nos ha retrasado a todos, lo reconozco.

¿Así que qué hacer?

Es un conductor que ha de venir varias veces a la empresa con las valijas de las sucursales asignadas, y por un accidente en la carretera se le retrasó todo el día.

Pero me pregunto si no será él quien tiene el verdadero ritmo de la vida, y los demás los que vamos con el estómago encogido, los dientes apretados, y con unas manillas del reloj que son pinchos en el trasero.

María, te pido que nazcas, primero en cada uno de nosotros, para aprender cual es el verdadero ritmo, y qué hacer para acoplar los ritmos, tú que sabes regular el ritmo de la naturaleza, el ciclo femenino, y tienes una corona de estrellas, y la luna bajo tus pies.

Te pido por los que van con afán por la vida, por los que se comen los cronómetros, y viven en constante carrera, para que no se nos pegue ni impongan sus ansias a los demás, y para que puedas ofrecer el reloj de tu Hijo, nuestro tiempo a lo verdaderamente importante.

Os puedo decir que el titular de este puesto, que también se llama Jesús, se levanta a las cuatro de la mañana y es trabajador ejemplar, el que toda empresa quiere, que no pregunta y que se limita a cumplir, bien organizado, y que no cuestiona nada de lo establecido.

Cuando yo llego a las ocho de la mañana, ya ha llegado antes, y cuando me voy a las cinco de la tarde, todavía le queda.

Son trabajadores eficientes y efectivos, pero ¿a costa de qué?.

¡María!, ¿qué le pasaría a tu querido José Obrero, si su trabajo le impide comunicarse con los suyos, y se ve como sus antepasados en el Egipto de los faraones?

¡Hay tantas situaciones de explotación!, pero creemos que están en otros mundos más subdesarrollados, verdad?,

Es cierto que peor es estar parados, pero de eso se valen.

Hoy María te quiero presentar a estos compañeros, a todos.

Porque esto es una  cadena, pues no se trata de un trabajador explotado, y que no se da cuenta de ello, el tema es que hay un superior que aprieta las tuercas, y sobre este otro que lo mismo hace, sobre este un proveedor, o un cliente que exige, así que todos corren María, todos exigimos, porque quieren que una carpintería como la de José produzca para toda la comarca, y se olvidaron, que está María, y su pequeño niño, y también se olvidaron que ese niño necesita un padre, y una madre.

Os hablaría de mis compañeras madres y algunas de sus situaciones, pero seguro que sabéis de ello.

María, mujer del silencio, de la escucha, de la comunidad, y José, obrero que supo poner su alma en lo que hacía, enseñarnos a pedir el pan de cada día, y a buscar lo realmente importante, lo que Dios nos lo da en el dánosle hoy.
Que María se forme, como un brote de hierba fresca en cada uno, y permitamos que florezca y albergue el fruto de su vientre, Jesús.

Los siguientes días Jesús cumplió por los pelos su horario, su camiseta llegaba mojada de sudor, y en el último día nos echaron la culpa de extraviar documentación, cuando luego se comprobó que no fue enviada, porque no se emitió.

Yo también suplía, pero me hice con ello pronto, sin embargo, donde no me hago es a otras labores donde hay momentos en que se teclea con el estómago encogido (no solo yo, sino todos, y uno no quiere perder la comba de los demás), mientras y otros días escasea tanto el trabajo, que a unos cuantos no les llega apenas nada y a otros, más allegados de quien reparte, reciben y tienen trabajo encima de su mesa, porque pasan y están los jefes, no sea que noten que sobra alguien.

Estamos en un tiempo en que más contracturas hay, son como látigos invisibles que fustigan y hacen una señal en la espalda. No se ve, pero es como una cicatriz interna que puedes seguir con el dedo. Ya no son señales visibles en el cuerpo, sino profundas muescas internas, en músculos y en los órganos más débiles de cada uno.

María hazte madre de nosotros, y ayúdanos a llevar todos los momentos en el hijo de tus entrañas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: