Lunes de la 30ª semana del Tiempo Ordinario

Enviar por email En PDF Imprimir
Lunes, 27 de octubre de 2014

Primera lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios (4,32–5,8):

Sed buenos, comprensivos, perdonándoos unos a otros como Dios os perdonó en Cristo. Sed imitadores de Dios, como hijos queridos, y vivid en el amor como Cristo os amó y se entregó por nosotros a Dios como oblación y víctima de suave olor. Por otra parte, de inmoralidad, indecencia o afán de dinero, ni hablar; es impropio de santos. Y nada de chabacanerías, estupideces o frases de doble sentido; todo eso está fuera de sitio. Lo vuestro es alabar a Dios. Meteos bien esto en la cabeza: nadie que se da a la inmoralidad, a la indecencia o al afán de dinero, que es una idolatría, tendrá herencia en el reino de Cristo y de Dios. Que nadie os engañe con argumentos especiosos; estas cosas son las que atraen el castigo de Dios sobre los rebeldes. No tengáis parte con ellos; porque en otro tiempo erais tinieblas, ahora sois luz en el Señor. Caminad como hijos de la luz.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 1,1-2.3.4.6

R/ Seamos imitadores de Dios, como hijos queridos

Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos,
ni entra por la senda de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los cínicos;
sino que su gozo es la ley del Señor,
y medita su ley día y noche. R/.

Será como un árbol plantado al borde de la acequia:
da fruto en su sazón y no se marchitan sus hojas;
y cuanto emprende tiene buen fin. R/.

No así los impíos, no así;
serán paja que arrebata el viento.
Porque el Señor protege el camino de los justos,
pero el camino de los impíos acaba mal. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Lucas (13,10-17):

Un sábado, enseñaba Jesús en una sinagoga. Había una mujer que desde hacia dieciocho años estaba enferma por causa de un espíritu, y andaba encorvada, sin poderse enderezar.
Al verla, Jesús la llamó y le dijo: «Mujer, quedas libre de tu enfermedad.»
Le impuso las manos, y en seguida se puso derecha. Y glorificaba a Dios. Pero el jefe de la sinagoga, indignado porque Jesús había curado en sábado, dijo a la gente: «Seis días tenéis para trabajar; venid esos días a que os curen, y no los sábados.»
Pero el Señor, dirigiéndose a él, dijo: «Hipócritas: cualquiera de vosotros, ¿no desata del pesebre al buey o al burro y lo lleva a abrevar, aunque sea sábado? Y a ésta, que es hija de Abrahán, y que Satanás ha tenido atada dieciocho años, ¿no había que soltarla en sábado?»
A estas palabras, sus enemigos quedaron abochornados, y toda la gente se alegraba de los milagros que hacía.

Palabra del Señor

Hoy paseando he visto dos personas que intentaban meterse en un coche. Me preguntaba que dónde estaba el problema para tanta vuelta y revuelta. Resulta que una le pasaba a la otra una botella de suero, un gotero con una sonda, y para mi sorpresa pude comprobar que no era para ninguna de ellas, sino para un perrito que una llevaba envuelto en una mantita mientras hacían la maniobra de meterle en el coche manteniendo el suero en alto. La cara del perro transmitía estar débil, pero a la vez reflejaba ternura y despertaba a la compasión.

¿Y si hacemos esto por un perro, porque nos cuesta tanto con algunas personas?

¿Es que vale más un animal que un ser humano?

¿Qué hacemos con la gente que, encorvada, su horizonte lo tiene en el suelo y no puede enderezar su camino?

¿Qué hacemos con nosotros mismos cuando estamos así, con la mirada baja, sin apertura, atados a un sin fin de condicionamientos propios y/o dictados por otros?

¿Qué ley, qué patrón, qué conducta aprendida, qué mecanismo, nos hace creer que no hay remedio, y que se ha de estar sujeto y atenazado por alguna situación irremediable?

¿Cuántas veces decimos que no se puede hacer nada?, ¿que no hay manera de salir, y que la ley de la gravedad tarde o temprano nos hace encorvarnos y mirar al suelo?

¿Cómo vencer esa ley de la gravedad, de lo grave, esa ley de la vejez, esa ley del hastío, del cansancio, del no puedo…?

Jesús es la respuesta, y así todos los enemigos quedan avergonzados, y toda la gente se alegra de los milagros, o sea de la vida que lleva y de lo que nos transmite.

Espero que hayáis tenido un buen día, la primera lectura estaría de actualidad con los nuevos escándalos sobre el dinero, pero en vez de dispersarme en lo mal que lo hacen algunos he preferido que empecemos a tener la mirada puesta en Jesús, que es quien nos hace levantar la cabeza y mirar adelante para que Venga su Reino, para que se haga la Voluntad del Padre desde lo más bajo, desde lo más caído, y no desde mandatarios que dictan leyes, se mueven a sus anchas, y tienen al pueblo cogido de las anillas, cual animal en una piedra de molino.

Nos hemos acostumbrado tanto a dar vueltas en la rueda de molino que no sabemos hacer otra cosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: