Lecturas 22 de Diciembre. Feria de Adviento

Primera lectura

Lectura del primer libro de Samuel (1,24-28):

En aquellos días, cuando Ana hubo destetado a Samuel, subió con él al templo del Señor, de Siló, llevando un novillo de tres años, una fanega de harina y un odre de vino. El niño era aun muy pequeño.
Cuando mataron el novillo, Ana presentó el niño a Elí, diciendo: «Señor, por tu vida, yo soy la mujer que estuvo aquí junto a ti, rezando al Señor. Este niño es lo que yo pedía; el Señor me ha concedido mi petición. Por eso se lo cedo al Señor de por vida, para que sea suyo.»
Después se postraron ante el Señor.

Palabra de Dios

Salmo

1S 2,1.45.6-7.8abcd

R/. Mi corazón se regocija por el Señor, mi Salvador

Mi corazón se regocija por el Señor,
mi poder se exalta por Dios;
mi boca se ríe de mis enemigos,
porque gozo con tu salvación. R/.

Se rompen los arcos de los valientes,
mientras los cobardes se ciñen de valor;
los hartos se contratan por el pan,
mientras los hambrientos engordan;
la mujer estéril da a luz siete hijos,
mientras la madre de muchos queda baldía. R/.

El Señor da la muerte y la vida,
hunde en el abismo y levanta;
da la pobreza y la riqueza,
humilla y enaltece. R/.

Él levanta del polvo al desvalido,
alza de la basura al pobre,
para hacer que se siente entre príncipes
y que herede un trono de gloria. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Lucas (1,46-56):

En aquel tiempo, María dijo: «Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia, como lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.»
María se quedó con Isabel unos tres meses y después volvió a su casa.

Palabra del Señor

Aquello que recibimos no es nuestro, el fluir de la vida requiere devolverlo a donde salió, cualquiera de nuestras peticiones no son sino para devolverlas a aquel de quien viene todo.

Los bienes no son nuestros, los hijos no son nuestros, la esposa o el esposo no es nuestro, ni siquiera nosotros mismos, todo retorna a su fuente.

Gracias Ana por esta gran lección de no poseer, de no retener, de confiar en la vida y dejar todo en las manos de donde nace todo.

Así la vida es fecunda incluso para ti, que te creías estéril.

Sin embargo, Dios te ha bendecido, y tú, sabiendo de dónde viene todo, pones todo en él, y entonas un nuevo canto.

Como cantó María ante Isabel, que también era infecunda.

Es tiempo de proclamar, no os quedéis callados, es tiempo de salir al encuentro de la tierra estéril para cantar la fecundidad de Dios, para proclamar su grandeza, para alegrarse de su salvación, porque Dios nos ha mirado, se ha fijado en nosotros, nos conoce y nos llama por nuestro nombre.

Las generaciones nos felicitarán según la cabida a la fecundidad de Dios en nosotros, y según le dejemos hacer grandes obras, sí, grandes obras, su Misericordia a todos desde la pequeñez del servicio.

Que no nos dispersen el corazón, que hagamos asiento más con los humildes que entronarnos con los poderosos, que comprendamos que los verdaderamente parados y sin prestaciones de Dios son los ricos, los autosatisfechos, los que están saciados, y…, vacíos de su amor, mientras que a los hambrientos de su amor los colma de bienes, de sí mismo.

Acordémonos de la misericordia, del perdón, de la bondad del ser humano, de que Dios es fiel, y el hombre puede serlo, de que la esperanza es cierta, que las promesas se cumplen hoy, como en tiempos pasados, ahora y por siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: