San Esteban

Enviar por email En PDF Imprimir
Viernes, 26 de diciembre de 2014

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (6,8-10;7,54-60):

En aquellos días, Esteban, lleno de gracia y poder, realizaba grandes prodigios y signos en medio del pueblo. Unos cuantos de la sinagoga llamada de los libertos, oriundos de Cirene, Alejandría, Cilicia y Asia, se pusieron a discutir con Esteban; pero no lograban hacer frente a la sabiduría y al espíritu con que hablaba. Oyendo estas palabras, se recomían por dentro y rechinaban los dientes de rabia. Esteban, lleno de Espíritu Santo, fijó la mirada en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús de pie a la derecha de Dios, y dijo: «Veo el cielo abierto y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios.»
Dando un grito estentóreo, se taparon los oídos; y, como un solo hombre, se abalanzaron sobre él, lo empujaron fuera de la ciudad y se pusieron a apedrearlo. Los testigos, dejando sus capas a los pies de un joven llamado Saulo, se pusieron también a apedrear a Esteban, que repetía esta invocación: «Señor Jesús, recibe mi espíritu.»
Luego, cayendo de rodillas, lanzó un grito: «Señor, no les tengas en cuenta este pecado.»
Y, con estas palabras, expiró.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 30,3cd-4.6 y Sab 16bc-17

R/. A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu

Sé la roca de mi refugio,
un baluarte donde me salve,
tú que eres mi roca y mi baluarte;
por tu nombre dirigeme y guíame. R/.

A tus manos encomiendo mi espíritu:
tú, el Dios leal, me librarás.
Tu misericordia sea mi gozo y mi alegría.
Te has fijado en mi aflicción. R/.

Líbrame de los enemigos que me persiguen;
haz brillar tu rostro sobre tu siervo,
sálvame por tu misericordia. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo (10,17-22):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No os fiéis de la gente, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes, por mi causa; así daréis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os arresten, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en su momento se os sugerirá lo que tenéis que decir; no seréis vosotros los que habléis, el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros. Los hermanos entregarán a sus hermanos para que los maten, los padres a los hijos; se rebelarán los hijos contra sus padres, y los matarán. Todos os odiarán por mi nombre; el que persevere hasta el final se salvará.»

Palabra del Señor

Son fiestas navideñas y nos salen estas lecturas para aguarnos la fiesta, joo, ¡con esta y con la de los inocentes…!, las Navidades parecen una crónica periodística de sucesos.

Dios no cierra su vista a las injusticias, Dios no se queda sólo en las luces, comidas suntuosas, gorros, disfraces, y demás extravagancias.

Dios sabe que hay gente sufriendo, sabe…, … que a la mayoría de las familias les es patente, que un hermano está contra el otro, que padres con hijos e hijos contra padres, que la gente se reúne, pero falta algo, falta alguien, bien un ser querido ausente o hay alguien sufriente, la Navidad tiene muchos colores, y no todos luminosos, verdad?

Dios no es ajeno a ello, no lo seamos nosotros, no lo camuflemos ni tapemos, pero tampoco nos quedemos solo en ello.

Sabe de nuestras divisiones, y de por que ese papa y mamá no están juntos, y por qué con la cuñada siempre pasa lo mismo, y no quiero caer en los tópicos, pero ya sabéis quienes no caen bien, pero… lo hago por la abuela, o por mamá, o por los niños, para darles una alegría. Una alegría corta, carente de un abrazo y de una verdadera intención de reconciliación, pues por ahí se empieza.

A lo mejor nos creemos que Dios no se da cuenta de esas lapidaciones, de las piedras que hay escondidas debajo de las mesas, …. o de los niños inocentes que mueren , ajenos a nuestras fiestas, en otras partes del mundo y también muy cerca.

Vaya, Esteban, así nos fastidias las fiestas, o no, nos pones delante una realidad que no se quiere ver, quieres que la vivamos en plenitud, en verdadera armonía.

Tenemos los mejores árboles con el mejor juego de luces, los mejores portales de Belen, los mejores platos, exquisitos, y en cambio en muchos hogares, como en aquella Sinagoga, hay discusión, rechinan los dientes, se muerden las lenguas. Esto es algo que está también en la Navidad, algo que la liturgia de la iglesia reconoce en la figura del primer, de los primeros mártires, puesto y matizado en plena Navidad, para que no se nos despiste la mirada de quién es Jesús, para qué ha venido y qué quiere de nosotros.

Vino a los suyos y los suyos no le recibieron…

Por ello que no nos distraigan las luces y los afanes comerciales, que no nos desoriente el pensar que en Navidad todo tiene que salir bonito y perfecto, porque ya sabéis que hay más personajes en el nacimiento, y que la Navidad no tiene posada sino un lugar aparte…

La Alegría de la Navidad nace de ver todo el conjunto no sólo la parte. No nos quedemos ni en el confeti ni el desanimo, avancemos al portal de Belén, sigamos en camino.

Este año he estado y caminado en Belen de Judea, y os puedo decir que la imagen es de una ciudad sitiada, amurallada y sin derechos reconocidos por ambas partes, pero hay que seguir avanzando, hay que buscar elementos de paz, y nuevas esperanzas.

¿Cómo traer paz en medio de todo esto?, ¿en mi familia?, ¿en mi casa?, ¿en mis relaciones personales, laborales, amistades? ¿en mi país?, ¿cómo hacer llegar aquello que cantaban a coro entre cielo y tierra de paz a los que ama el Señor?

Ver desde la tierra el cielo abierto y a Jesús vivo es creer que Cielo y Tierra se hermanan, que los seres que viven en ella también, y que hay una nueva esperanza para los hombres y mujeres de hoy. Dejemos de coger piedras y vayamos al pesebre, a depositar las piedras y tomar de lo que nos dice un Niño envuelto en pañales y que se le cae la baba por nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: