Miércoles de la 17ª semana del Tiempo Ordinario

Enviar por email En PDF Imprimir
Hoy, miércoles, 29 de julio de 2015

Primera lectura

Lectura del libro del Éxodo (34,29-35):

Cuando Moisés bajó del monte Sinaí con las dos tablas de la alianza en la mano, no sabía que tenía radiante la piel de la cara, de haber hablado con el Señor. Pero Aarón y todos los israelitas vieron a Moisés con la piel de la cara radiante y no se atrevieron a acercarse a él. Cuando Moisés los llamó, se acercaron Aarón y los jefes de la comunidad, y Moisés les habló. Después se acercaron todos los israelitas, y Moisés les comunicó las órdenes que el Señor le había dado en el monte Sinaí. Y, cuando terminó de hablar con ellos, se echó un velo por la cara. Cuando entraba a la presencia del Señor para hablar con él, se quitaba el velo hasta la salida. Cuando salía, comunicaba a los israelitas lo que le habían mandado. Los israelitas veían la piel de su cara radiante, y Moisés se volvía a echar el velo por la cara, hasta que volvía a hablar con Dios.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 98

R/. Santo eres, Señor, Dios nuestro

Ensalzad al Señor, Dios nuestro,
postraos ante el estrado de sus pies:
Él es santo. R/.

Moisés y Aarón con sus sacerdotes,
Samuel con los que invocan su nombre,
invocaban al Señor,
y él respondía. R/.

Dios les hablaba
desde la columna de nube;
oyeron sus mandatos
y la ley que les dio. R/.

Ensalzad al Señor, Dios nuestro;
postraos ante su monte santo:
Santo es el Señor, nuestro Dios.R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,44-46):

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo. El reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra.»

Palabra del Señor

La parábola de hoy no es inmediata, tiene unos pasos:

Primero, encontrar el tesoro.

Segundo, volverlo a esconder, pues no se está preparado, falta algo.

Tercero, prepararse significa darlo todo por ese tesoro.

Ya sabes: lo que falta… , lo que falta es el Sí, todo un Sí, humilde, limpio, transparente, porque sólo así se muestra su sabiduría, belleza y gracia.

Para ello vender todas nuestras parcelas, todas nuestras medias tintas, la anterior forma de mirar, de medir, que nos llevará el tiempo según estemos atrapados a anteriores o futuros tesorillos.

Lo importante es la unidad en el amor de tu entrega a cualquier causa, no tanto lo que consigas. Este es el gran tesoro en medio de nuestros campos fragmentados que están esperando ser vendidos para adquirir lo verdadero.

Campos parcelados que sólo el amor unifica.

Estás son las claves del Reino. La vida es un tesoro, que se nos esconde después, y que requerirá tu completa donación para volver a verse, para mostrase como la perla más fina, como el mayor tesoro.

El Reino se nos esconde esperando una mirada que lleve todo de ti para darse toda de sí.

Un abrazo, Yesus

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: