Jueves de la 15ª semana del Tiempo Ordinario

Enviar por email En PDF Imprimir
Hoy, jueves, 20 de julio de 2017

Primera lectura

Lectura del libro del Éxodo (3,13-20):

En aquellos días, Moisés, después de oír la voz del Señor desde la zarza ardiendo, le replicó: «Mira, yo iré a los israelitas y les diré: "El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros." Si ellos me preguntan cómo se llama, ¿qué les respondo?»
Dios dijo a Moisés: «"Soy el que soy"; esto dirás a los israelitas: "Yo-soy me envía a vosotros."»
Dios añadió: «Esto dirás a los israelitas: "Yahvé (Él-es), Dios de vuestros padres, Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob, me envía a vosotros. Este es mi nombre para siempre: así me llamaréis de generación en generación." Vete, reúne a los ancianos de Israel y diles: "El Señor, Dios de vuestros padres, de Abrahán, de Isaac y de Jacob, se me ha aparecido y me ha dicho: ‘Os tengo presentes y veo cómo os tratan los egipcios. He decidido sacaros de la opresión egipcia y llevaros al país de los cananeos, hititas, amorreos, fereceos, heveos y jebuseos, a una tierra que mana leche y miel’." Ellos te harán caso, y tú, con los ancianos de Israel, te presentarás al rey de Egipto y le diréis: "El Señor Dios de los hebreos nos ha encontrado, y nosotros tenemos que hacer un viaje de tres jornadas por el desierto para ofrecer sacrificios al Señor, nuestro Dios." Yo sé que el rey de Egipto no os dejará marchar si no es a la fuerza; pero yo extenderé la mano, heriré a Egipto con prodigios que haré en el país, y entonces os dejará marchar.»

Palabra de Dios

Salmo

Sal 104,1.5.8-9.24-25.26-27

R/. El Señor se acuerda de su alianza eternamente

Dad gracias al Señor, invocad su nombre,
dad a conocer sus hazañas a los pueblos.
Recordad las maravillas que hizo,
sus prodigios, las sentencias de su boca. R/.

Se acuerda de su alianza eternamente,
de la palabra dada, por mil generaciones;
de la alianza sellada con Abrahán,
del juramento hecho a Isaac. R/.

Dios hizo a su pueblo muy fecundo,
más poderoso que sus enemigos.
A éstos les cambió el corazón
para que odiasen a su pueblo,
y usaran malas artes con sus siervos. R/.

Pero envió a Moisés, su siervo,
y a Aarón, su escogido,
que hicieron contra ellos sus signos,
prodigios en la tierra de Cam. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo (11,28-30):

En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»

Palabra del Señor

El enviado y el que envía.

Mensaje y Mensajero

De cierto, de cierto os digo: El que recibe al que yo enviare, a mí me recibe; y el que a mí recibe, recibe al que me envió. Juan 13:20

Moisés recibe el mensaje, en él una llama se enciende, una llama de amor, que no es esquiva, sino que tiernamente hiere, e insiste en propagarse.

Moisés, y cada uno somos llamados por nuestro nombre, y de ahí permitimos ser conocidos por Dios, ser transparentes ante el.

Conocerle como soy conocido. El gran Feedback. Sin feedback no hay comunicación, sino soliloquio.

Dios me nombra, y si bien, nombrar a Dios parece limitarlo, a la hora de mostrar su palabra se necesita articularlo nominalmente.

Nombrar ayuda a concretizar, Dios no es algo etéreo. Con lo absoluto y lo relativo es difícil comunicarse, así que Dios deja de ser elevado y ambiguo y se hace cercano y claro, luz en el monte que alumbre a todos.

A diferencia de otros proyectos, con Moisés Dios se empieza a manifestar a la manera nuestra, humanamente, a hacerse presente en la historia.

Nombrar es también personalizar, una relación, algo vivo, mutuo.

No se ama lo que no se conoce, y yo diría también que no hay conocimiento sin amor. Ya podía yo conocer…. Corintios….

Conocerse empieza por el nombre.

En esto consiste la vida eterna: en conocerte a ti, el único Dios verdadero, y a tu enviado, Jesús el Mesías. Juan 17:3

Esta es una de las grandes novedades y una de las mayores cualidades del Dios de Israel, que es personal, tiene nombre, se concreta en la historia, y mi historia, nos conoce por nuestro nombre.

Jesus llama por el nombre, esto es esencial, y se va dando a conocer, Juan, Pedro, Andrés, Simón,…así los nombra, uno a uno. Algo que me falta, lo reconozco, prestar atención a los nombres.

Claro, que alguien sepa mi nombre, mi vida, y yo no sepa de el, pues es sospechoso, como meterse en mi perfil, saber todo de mí, y yo no saber quién es.

Así que Dios pública su perfil, una declaración de amor con su rúbrica, sello personal y firma: Jesús, el Hijo Amado. En él deja claro todo, no se esconde nada, deja clara todas las cosas. Sólo falta acercarse a Él. De " Venid a mí todos los que estáis" saturados y estresados que él nos dará HolyDays este verano y todo el año, Holy Day, Día de Descanso, vivir en El, desde El, cada Día, Santo el Día de Hoy, con nuestro pan que él nos da, con el vino de la alegría, santificando su nombre, si, si nombre, el que hoy da a conocer a Moisés y por el que le reconocemos, y nos conocemos..

Dios no es un espía, ni un detective revisando qué hacemos y cómo lo hacemos para tener una prueba con que pillarnos.

Que no, que la prueba la da el, que la prueba que Dios nos ama es que envió a su Hijo, su Palabra, su Mensaje, no para acusar ni condenar, sino para librarnos de esos cansancios, apegos, situaciones límite, estrés, tensiones, afanes desmedidos, mostrarnos su mansedumbre, la sencillez,…, para aprender de él, sin cargar de más, sin hacerse de más, humilde, si, camino del monte, el calvario, donde hay una llama ardiendo, una llama que no se extingue ni con la muerte, vencedora del mal, o sea sin sentirse en lo más, ni en lo menos, el juicio, sin humillaciones, sin rebajarse, manso, o sea, manso es centrado, para sí y para el otro, con esa llama, portadora de justicia, que no es propia, justicia sin juzgar, alimento y sanacion del débil, del caído, del hambriento y desvalido.

Así libera Dios a su Pueblo.

Dios se muestra, toma un nombre, si bien, sobretodo nombre, que, no es que esté por encima, en plan piramidal, porque tambien llegó a lo más bajo, al Hades, sino sobre nuestro entendimiento y límites.

A la hora de presentar a Dios, a la hora de mostrar ese proyecto liberador, de ser emisario, enviado de un tan gran Rey, de su Reino, necesitamos expresarlo en nuestras categorías, en nuestros márgenes, hacerlo visible, empezando por nombrarlo, el lenguaje, nuestro idioma, en nuestra medida mostrar lo inconmensurable.

Yo Soy es el Verbo, la Palabra.

Desde el Soy, desde el ser se presenta y hace visible el amor y el conocimiento de Dios.

Es llama ligera, sencilla, mansa, humilde, que libera, y nos hace libres, nos alivia, y nos lleva a su verdad, conocerle a él, como somos conocidos, reconocerle en su mensaje, dado por doquier en tanto, y desde tan poco, desde lo sencillo, mensaje, mensajero, enviado que señala a quien le envía, no se anuncia a sí, que nos señala a la Palabra, al Ser de Dios.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: