Graffiti De Dios

¿Quien pinta en los muros de nuestros Palacios, Museos, Parlamentos, Universidades, Foros 3.0, Redes, Plazas, Hogares, Playas, Templos, Empresas, Negocios, Diversiones, …, y ve la Mano de Dios?

Suena a delito, delito de Dios, algo callejero e indecente, que deteriora el espacio público, que hace palidecer e incluso hasta enfurecer a quien lo ve, de tan impropio para las paredes blancas de mi bienestar, limpias por fuera, mientras por dentro, .. , esas copas limpias por fuera para beber vinos dobles, divididos.

Muchos querrán borrarlo, esgrimiendo mil argumentos y pocos se preguntaran en qué copas estamos bebiendo, en qué felicidad me baso, en qué asiento mis paredes y con qué las pinto, qué hay en mi copa, en mis sorbos de felicidad, en qué nos basamos, su contenido y continente.

Esta pintada a grito pelao delante de esa autoridad que usurpó la Felicidad, su Vino. Baco que vacojo en la risa, porque esconde y lleva llanto, que no advierte la Alegría que no cesa, pintada que deja palidecer a los reyes, a los vendedores de felicidad, y al gobierno mejor pintado, al que le asusta esta pitada en pintada.

Gobiernos que se sientan para tomar asientos, elegir asientos, brindar sin tener en cuenta a todos sus paisanos, no a unos cuantos, olvidándose de los más débiles, los que no dan votos para su puesto.

Paisanos, que brindan sin saber qué nos han puesto en la copa, qué felicidad nos da el trago, si es amargo o me lleva a disfrutar hoy y mañana con quién la comparto, porque algunos prefieren más vivir la mona, que vivir felices, que se suba a la cabeza, que vivir con cabeza, y manos, pies, cuerpo, sentimiento, corazón, razón, cadera, y respirar tranquilo, “¡Qué la vida son dos días, que sean de fiesta, brindemos, por ella!”, qué brindar con ella es otra cosa, que requiere mirar mi cáliz….

No es pintada por pintada, ni por manchar, no es rebelión, ni revolución o resistencia, no es revanchismo, ni ánimo peleón y combativo, es una pintada frente al candelabro de palacio, frente a la luz de tu morada, frente a esa luz, que…, Deja ver tu rostro, ¿te muestra tu rostro?

Me escondo de mi palidez, tras una luz que usurpa mi Luz, esa Luz que habla de lo que hay tras las paredes, detrás de mi fachada, que entra en lo que no quiero ver con sus divisiones y conflictos, que ese Rey apaga, que requiere constante s y afanosos retoques, lavados de cara, sin advertir limpiarse íntegramente con quién está tras esa mano que pinta y a la vez ilumina, aclara, limpia, regenera.

Tratarán de borrar la pintada y al Autor, de taparlo, de ocultarlo, de poner otras luces, otro color encima, abrasarla con productos.

Nos nos dejemos impresionar, ni cambiar el discurso, porque no es nuestro, no es propuesta nuestra, es otra mano graffitera, no es palabra de uno mismo, mía, es de una mano sin rostro, sin nombre, una mano sin cuerpo o mejor dicho, con un Cuerpo partido que no vemos.

Cómo no pueden borrar sus graffitis, su Palabra, buscarán librarse del Graffitero, así que perseveremos, que hay un cuidado por este dibujo de Dios, por su Arte, que traspasa todos los muros, un Arte que se cuela hasta el tuétano, tal que hasta los cabellos de quién por ello da su Vida están contados, el color que emplea también, y mientras Dios, extiende su melena, nos cuenta consigo, vamos con él, su pintura llega a nuestras manos, y da unción, su unción, que se derrama como frasco quebrado, roto, a sus pies, antes de su apasionado Amor, manso y humilde, discreto, callado, como un Cordero, Cordero de Dios, Graffitero de Dios, que pinta con mano mansa y suave piel.

Enviar por email En PDF Imprimir
Hoy, miércoles, 29 de noviembre de 2017

Primera lectura

Lectura de la profecía de Daniel (5,1-6.13-14.16-17.23-28):

En aquellos días, el rey Baltasar ofreció un banquete a mil nobles del reino, y se puso a beber delante de todos. Después de probar el vino, mandó traer los vasos de oro y plata que su padre, Nabucodonosor, había cogido en el templo de Jerusalén, para que bebieran en ellos el rey y los nobles, sus mujeres y concubinas. Cuando trajeron los vasos de oro que habían cogido en el templo de Jerusalén, brindaron con ellos el rey y sus nobles, sus mujeres y concubinas. Apurando el vino, alababan a los dioses de oro y plata, de bronce y hierro, de piedra y madera. De repente, aparecieron unos dedos de mano humana escribiendo sobre el revoco del muro del palacio, frente al candelabro, y el rey veía cómo escribían los dedos. Entonces su rostro palideció, la mente se le turbó, le faltaron las fuerzas, las rodillas le entrechocaban.
Trajeron a Daniel ante el rey, y éste le preguntó: «¿Eres tú Daniel, uno de los judíos desterrados que trajo de Judea el rey, mi padre? Me han dicho que posees espíritu de profecía, inteligencia, prudencia y un saber extraordinario. Me han dicho que tú puedes interpretar sueños y resolver problemas; pues bien, si logras leer lo escrito y explicarme su sentido, te vestirás de púrpura, llevarás un collar de oro y ocuparás el tercer puesto en mi reino.»
Entonces Daniel habló así al rey: «Quédate con tus dones y da a otro tus regalos. Yo leeré al rey lo escrito y le explicaré su sentido. Te has rebelado contra el Señor del cielo, has hecho traer los vasos de su templo, para brindar con ellos en compañía de tus nobles, tus mujeres y concubinas. Habéis alabado a dioses de oro y plata, de bronce y hierro, de piedra y madera, que ni ven, ni oyen, ni entienden; mientras que al Dios dueño de vuestra vida y vuestras empresas no lo has honrado. Por eso Dios ha enviado esa mano para escribir ese texto. Lo que está escrito es: “Contado, Pesado, Dividido.” La interpretación es ésta: “Contado”: Dios ha contado los días de tu reinado y les ha señalado el límite; “Pesado”: te ha pesado en la balanza y te falta peso; “Dividido”: tu reino se ha dividido y se lo entregan a medos y persas.»

Palabra de Dios

Salmo

Dn 3,62.63.64.65.66.67

R/. Ensalzadlo con himnos por los siglos

Sol y luna,
bendecid al Señor. R/.

Astros del cielo,
bendecid al Señor. R/.

Lluvia y rocío,
bendecid al Señor. R/.

Vientos todos,
bendecid al Señor. R/.

Fuego y calor,
bendecid al Señor. R/.

Fríos y heladas,
bendecid al Señor. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Lucas (21,12-19):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa mía. Así tendréis ocasión de dar testimonio. Haced propósito de no preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro. Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa mía. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.»

Palabra del Señor

Grafittero de Dios,
Jesús

__._,_.___

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: