Mi espada por tu Arado

Ojalá resuene en nuestros corazones y comunidades la invitación a “salir”, a cambiar; pero quizás un cansancio, miedo o no saber qué hacer nos puede paralizar. Sin embargo estamos comenzando un tiempo nuevo, el tiempo de Adviento, tiempo de esperanza. Inicio del año litúrgico, es el momento de empezar y que mejor que hacerlo dejando que resuene en nuestros oídos y corazón el anhelo que hoy Isaías nos grita: “¡Venid, Vengan, Vayamos..!” Imposible hacernos los sordos ante este oráculo, Dios nos apremia.

No he encontrado en nadie tanta fe

Primera lectura

Lectura del libro de Isaías 2,1-5:

Visión de Isaías, hijo de Amos, acerca de Judá y de Jerusalén: Al final de los días estará firme el monte de la casa del Señor en la cima de los montes, encumbrado sobre las montañas. Hacia él confluirán los gentiles, caminarán pueblos numerosos.
Dirán: «Venid, subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob: él nos instruirá en sus caminos y marcharemos por sus sendas; porque de Sión saldrá la ley, de Jerusalén, la palabra del Señor.»
Será el árbitro de las naciones, el juez de pueblos numerosos. De las espadas forjarán arados, de las lanzas, podaderas. No alzará la espada pueblo contra pueblo, no se adiestrarán para la guerra. Casa de Jacob, ven, caminemos a la luz del Señor.

Salmo

Sal 121,1-2.4-5.6-7.8-9 R/. Vamos alegres a la casa del Señor

¡Qué alegría cuando me dijeron:
«Vamos a la casa del Señor»!
Ya están pisando nuestros pies
tus umbrales, Jerusalén. R/.

Allá suben las tribus, las tribus del Señor,
según la costumbre de Israel,
a celebrar el nombre del Señor;
en ella están los tribunales de justicia,
en el palacio de David. R/.

Desead la paz a Jerusalén:
«Vivan seguros los que te aman,
haya paz dentro de tus muros,
seguridad en tus palacios.» R/.

Por mis hermanos y compañeros,
voy a decir: «La paz contigo.»
Por la casa del Señor, nuestro Dios,
te deseo todo bien. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Mateo 8,5-11

En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaún, un centurión se le acercó rogándole: «Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho.»
Jesús le contestó: «Voy yo a curarlo.»
Pero el centurión le replicó: «Señor, no soy quien para que entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y m¡ criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; y le digo a uno: "Ve", y va; al otro: "Ven", y viene; a mi criado: "Haz esto", y lo hace.»

Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que le seguían: «Os aseguro que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe. Os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos.»

Hoy, lunes, es el mañana de ayer, domingo, parece una perogrullada, sin embargo, se tocan tanto con las lecturas de hoy, que confluyen, van haciendo camino,, unos y otros, venid, vayamos allá.

Las lecturas de Hoy tienen mucho que ver con lo de ayer vimos, por eso os lo quiero compartir, el Mañana que ya se anuncia con lo que creamos Hoy.

Alimentación, Sostenibilidad, Medio Ambiente, Economía, Sistemas de Producción, la Polis, Educación, de esto trató el Video Forum.

Ayer salió una palabra sencilla: Comunidad, allí confluirán los gentiles, caminarán pueblos numerosos.

Confluimos en un monte, en la naturaleza que nos sostiene, y que conviene corresponder sosteniéndola. ➡🌱🚮🔄

Sostener la Tierra, que ella nos sostiene.

El Poder, hablamos de ello.

¿Qué os sugiere:

– de las espadas forjarán arados?
– de las lanzas podaderas?
– que no se adiestrarán para la guerra?

Y si no, qué hacemos con el metal?

¿Con la industria que va en ello?

Si nos quitan la espada, la importante espada, (figuraos en aquellos tiempos de la Antigüedad, como si a los vaqueros le quitan el revolver), ¿qué hacemos? ¿cómo me defiendo?

Esa es la excusa de las contiendas, y las he oído para defender a los niños, madres, hermanas, sin embargo, deja viudas, mutilados, muertos, odio, rencor, … y llevamos mlles de años, con ello, agarrados a esa espada, fusil, misil…

¿Qué del Centurión que pide a Jesús por su criado?

Algunos unen Religión y Guerras, sin embargo, quien lee a Jesús, ve cómo este Centurión se desarma ante Jesús, cómo le ruega, cómo le importa más su criado que su poder y conquistas.

Desarmarme.

Desarmarse a un soldado, es como rendirse.

Y sin embargo, para Jesús, esto le hace vencedor en todo, pues no ha encontrado en todo Israel a alguien igual.

El Evangelio, tiene que ver con la Autoridad, hay un cambio, la Autoridad no es del Centurión, no es del oficial a su tropa,
sino que reconoce la Autoridad de Jesús, pues bien sabemos, que hay autoridades que paralizan, crean miedo, terror incluso, amordazan.

Autor I Dad

Ser autores, creadores de lo que Damos, meter fuerza en ello, a uno mismo, primero y a los demás, eso es AutoryDad

Un jefe rogando por su empleado.

¡Cuánto hay en esto!

El jefe, y su autoridad, reconociendo a Jesús, y antes a su empleado, porque tiene que ver con el, ya que él también está paralizado sin su empleado, está de baja si su empleado lo está, no puede despedirlo, pues es su propio despido de si,
y antes que buscar a otro, lo cuida en su cosa,, y no se conforma con atenderle, busca a Jesús, para algo más, algo a lo que el no llega, algo que le supera, que no controla.

Por eso acude a Jesús, porque aprende a conocer sus limites..

Este Centurión está acostumbrado a dar órdenes, si bien reconoce su liderazgo y sobre todo reconoce a aquellos a quienes lidera.

Mandar no es sólo distribuir tareas, ni coordinar, se trata de otro estilo, el que vemos aquí, el de Jesús, así es como Jesús llega y entra.

Re conocer a quien trabaja conmigo, estimandolo, porque es bueno para todos.

Empleados sanos, empresas sanas,

No soy quien, dice el jefe (reconoce que no anda bien, que su casa tiene sus lados que podría esconder a las visitas importantes, que Audita Jesús con la luz de Jesús, a ver quién…, y sin embargo, se atreve a llamarle y dejarle entrar en esto para sanarse su empresa y su empleado)

El tema de la autoridad y la disciplina, con el centurión delante.

Sí tenemos espada, pues ya la conocemos, el que usa espada, la usarán consigo, por lo tanto, ¿queremos cambiar algo?

Dejar la espada, el poder, dejar Juego de Tronos, y para a forjar, con las espadas arados y podaderas, otro modelo, que parece una vuelta atrás, y sin embargo es una vuelta a recomponer lo perdido, no sucumbir y moverse al Mañana.

¡Quien toma la mano al arado y mira atrás….!

Claro, esto plantea una especie de parálisis del sistema, caer en cama, estar de baja, inactividad, y sufrir, claro, si al guerrero le quitas sus armas, ¿ahora qué?

Pues ya está: Jesús nos contrata, en su viña, su vid, su trigo, su pan, su vino, su Campo.

¿Acaso esto no necesita liderar su propuesta?

La mano que antes sujetaba la espada será la misma, la acción cambia, de espada, a azadas y podaderas, ahora se entra a ahondar la tierra, no con lanza en el costado de un ser humano.

Nuestras defensas orgánicas tienen que ver más con comer, que poder contra poder, pueblo contra pueblo, por tanto: Venid, subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob: él nos instruirá en sus caminos y marcharemos por sus sendas; porque de Sión saldrá la ley, de Jerusalén, la palabra del Señor

Del sistema competitivo y en guerra a un cambio colaborativo, la conversión industrial del metal, a labrar por el bien común, otro sistema de relaciones,que vuelve su vista al campo, a la tierra.

Que el Señor siga llevándonos a su Monte, aquel que cantaba San Juan de la Cruz en su Subida, aquel de la Noche Oscura, del todo y la nada, de la Unión en El.

Jesús

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: